CANTABRIA | FERROVIARIO

UGT rechaza la reordenación ferroviaria y su coste cuando el ferrocarril cántabro "lleva años sin inversiones"

25/02/2016 | SMC-UGT Cantabria

El sindicato critica que se está dejando morir en Cantabria a un transporte ferroviario que ha perdido la mitad de sus viajeros en las líneas de cercanías

UGT rechazó hoy “el absurdo” y “la ocurrencia” del proyecto de reordenación ferroviaria de Santander suscrito por el consistorio santanderino y el Ministerio de Fomento porque “en muy poco puede beneficiar a los vecinos de Castilla Hermida la liberación de poco más de 1.000 metros cuadrados con un coste que será elevado, y más, cuando el ferrocarril de Cantabria lleva años sin inversiones y con una acuciante necesidad de infraestructuras y personal”.

Así lo afirmaron hoy en una rueda de prensa el responsable regional del sector ferroviario de UGT, Arturo Rico; el presidente del comité de empresa de RENFE en la región, Manuel Cortines; y el secretario general de la federación de Servicios para la Movilidad y el Consumo (SMC) del sindicato que integra a los afiliados del sector, Luis Ángel Ruiz Cardín, quienes reiteraron que “liberar esos 1.000 metros cuadrados implicará el derribo de tres edificios (una nave de talleres y su edificio anexo más un bloque de viviendas) y la reubicación de unos 45 trabajadores en un proyecto que saldrá tan caro como estéril y la pregunta es quién asumirá ese coste”.

El responsable regional del sector ferroviario de UGT matizó que “al margen del coste del derribo de los edificios afectados, unos 450.000 euros, alguien tendrá que explicar cómo y dónde se va a reubicar a los trabajadores porque no hay un sitio adecuado para trasladarlos y, ni que decir tiene, construir una nueva instalación para ellos sería todavía más caro”.

“No hay un euro para mantener las infraestructuras ferroviarias pero sí para contentar al alcalde”, lamentó el sindicalista, quien también criticó que “a nuestro presidente de Cantabria parece que sólo le obsesiona las grandes obras ferroviarias o el AVE porque nunca le he oído hablar de la red convencional, que lleva muchos años sin inversiones”.

En todo caso, y como puntualizó el secretario general de SMC-UGT, “una medida como la reordenación ferroviaria al menos tendría que haber contado con el consenso de los ciudadanos y de los trabajadores del sector y sus legítimos representantes sindicales”. 

“Se está dejando morir al ferrocarril”

En el mismo sentido se expresó el presidente del comité de empresa de RENFE en Cantabria para quien “se está dejando morir al ferrocarril cántabro y no se sabe muy bien con qué intenciones, aunque lo único que sabemos es que en las líneas de cercanías de ancho métrico (antigua FEVE) se han perdido más de un 50% de los viajeros y en torno a un 30% de los de ancho convencional (RENFE)”.

“Lo malo de todo esto es que este declive irá a más si no se toman medidas urgentes porque está claro que si tenemos cada año menos viajeros habrá más recortes en la red ferroviaria cántabra porque el Ministerio ajustará sus subvenciones y partidas presupuestarias”, agregó Cortines.

Cortines insistió en que “hablar ahora de la reordenación ferroviaria es casi un insulto cuando en las líneas de cercanías llevamos ocho o nueve años sin un solo euro en inversiones y un 90% de los tramos tienen limitaciones de velocidad por seguridad y porque no se han mejorado las infraestructuras; no se arreglan las infraestructuras, simplemente se le dice al tren que vaya más lento”.

“No es de extrañar que el tren pierda viajeros en Cantabria porque sus gestores lo están haciendo muy poco competitivo, entre otros motivos, porque no es admisible que la línea a Liérganes tarde 45 minutos en realizar su recorrido, la de Cabezón de la Sal una hora y quince minutos y la de Reinosa más de dos horas, lo que no dejan de ser los tiempos de recorrido que teníamos en los años setenta del siglo pasado”, subrayó Arturo Rico.

El portavoz sindical subrayó que “la única solución que plantea la empresa es alargar los recorridos para que ya nadie critique que se llega tarde porque ahora se sigue llegando tarde pero los viajeros ya están avisados de ello”

“Si a esto unimos una política de tarifas nefasta, que desde 2005 a 2010 ha incrementado los precios de los billetes un 35%, el resultado es evidente, un declive constante del transporte ferroviario en Cantabria en el que parece que tienen muy poco interés nuestro representantes políticos”, criticó el responsable regional del sector ferroviario de UGT y miembro del comité de empresa de RENFE.

Los dos sindicalistas del sector ferroviario agregaron a esta falta de interés y de infraestructuras los problemas de seguridad surgidos con los pasos a nivel. 

Planificación de mejora de cercanías

Arturo Rico y Manuel Cortines reclamaron en nombre de UGT una planificación “urgente y seria” para la mejora de la red de cercanías, que entre otros objetivos, "tendría que recortar notablemente los tiempos de viaje”.

Además, el sector ferroviario de UGT demandó a RENFE y ADIF “una nueva política comercial que implique una reducción de tarifas y la adaptación de los horarios a la demanda real de los viajeros “porque ahora es todo lo contrario”.

Entre sus reivindicaciones, los dos sindicalistas reiteraron que “se quiera o no, el futuro del ferrocarril en Cantabria pasa por mayores inversiones para renovar cuanto antes el material y las infraestructuras de cercanías y solucionar la escasez de personal de conducción, intervención y talleres”.