CANTABRIA | COMERCIO

Los sindicatos inician mañana las movilizaciones en los supermercados que culminarán con la huelga de los días 30 y 31

22/12/2015 | SMC-UGT Cantabria

Los sindicatos UGT, CCOO y USO iniciarán mañana el calendario de movilizaciones en el sector de detallistas de alimentación de Cantabria que culminará con una huelga general los días 30 y 31 de diciembre, para forzar a los empresarios a un acuerdo en el nuevo convenio colectivo, que afecta a más de 4.000 trabajadores, su gran mayoría de las cadenas de supermercados.

Según precisaron hoy fuentes sindicales, el calendario de movilizaciones anunciado en su momento, que incluye concentraciones de protesta mañana miércoles 23 de diciembre y los dos días de huelga mencionados, “sigue adelante” a la espera del resultado de una reunión de mediación convocada esta tarde (16,30 horas) por el ORECLA (Organismo de Resolución Extrajudicial de Conflictos Laborales).

Si no se alcanzase un acuerdo sobre el nuevo convenio colectivo de Detallistas de Alimentación en la mediación auspiciada por el ORECLA, UGT, CCOO y USO ya han programado mañana tres concentraciones de protesta previas a la huelga general, todas ellas en Santander: de 11 a 12 horas, frente al establecimiento de El Árbol en la calle San Fernando; de 12 a 13,30 horas, en el Lupa ubicado en la calle Floranes; y, de 13,30 a 14,30 horas, en los centros de BM y Lupa en la calle Calderón de la Barca

La huelga general se iniciará a las 22 horas del día 29 de diciembre, para que puedan ejercer su derecho de huelga todos los trabajadores del primer turno de almacenes, y se prolongará hasta las 00.00 horas del día 31.

UGT, CCOO y USO insisten en la necesidad de que las dos patronales del sector, ACODA y UCEDA, cambien “su postura inflexible e inmovilista para poder llegar a un acuerdo y evitar las movilizaciones porque, de lo contrario, el conflicto proseguirá”

Los tres sindicatos reiteran que “la huelga no es deseada por nadie pero es obligada cuando, después de tres años de negociación, la parte empresarial se niega a cualquier mejora o propuesta, amparándose en la reforma laboral”.